Almendras

  • Las almendras contienen más proteínas, fibra, vitamina E y calcio, que otros frutos secos, puede sufrir una enfermedad cardiaca, mantienen los huesos fuertes y ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes.

¿Por qué te convienen?

  • Corazón sano: Las almendras contienen varios fotoquímicos, entre ellos el betasitoesterol, el estigmasterol y el campesterol, que se cree ayudan a reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Comer un puñado de almendras al día como parte de una dieta baja en grasas y un estilo de vida activo, puede contribuir a disminuir los niveles de colesterol malo en la sangre hasta en un 10 %.
  • Huesos fuertes: Las almendras son fuente de calcio, por lo que son muy útiles para las personas que no toman productos lácteos. Pueden ayudar a reducir el riesgo de osteoporosis porque reducen la actividad de los osteoclastos, células que favorecen la perdida de calcio por parte de los huesos.
  • Piel sana: Son ricas en vitaminas E, un gran antioxidante que protege la piel de los radicales libres. Sus ácidos grasos esenciales pueden también contribuir a mejorar la elasticidad de la piel.

¿Qué contienen?

  • Una ración de 30 g de almendras es una buena fuente de vitamina E, biotina, calcio y magnesio. Contiene asimismo proteínas, fibra, vitaminas B1, B2 y B6, y también ácido fólico, fósforo, hierro, cinc, cobre y magnesio.

¿De dónde provienen?

  • Los almendros son originarios del sudoeste de Asia, y se cultivaban en Estado Unidos, Europa, Oriente Medio y Australia.

Maximiza sus beneficios

  • Come las almendras con piel

Muchos de los fotoquímicos y buena parte de la fibra de las almendras se encuentran en la piel, de modo que es mejor que las consumas sin pelar. Las almendras blanqueadas no tienen esa capa tan nutritiva.